Imagen para la entrada LA CIUDAD Y EL ARQUITECTO

LA CIUDAD Y EL ARQUITECTO

Creada el 3 de octubre de 2013 a las 17:56 por Ignacio - Nieto - maria.olivares

Proyecto: Urban Games 2013
Tema: Urban Game 2. CIUDADES
Coordinadores: abarca dacama

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

Exposición de clase 1/10/2013

 

  • LA ARQUITECTURA DE LA CIUDAD

  • CERACIÓN Y DESARROLLO DE LA CIUDAD

  • EL ARQUITECTO EN LA CIUDAD

 

 

    En primer lugar, por arquitectura de la ciudad se pueden entender dos aspectos diferentes pero a su vez relacionados entre sí. En el primer caso es posible asemejar la ciudad a una gran manufactura, una obra de ingeniería y de arquitectura más o menos grave o compleja, que no deja de crecer en el tiempo.

 

En el segundo caso podemos referirnos a hechos urbanos caracterizados por una arquitectura propia y por una forma propia.

 

En todas las ciudades de Europa hay grandes palacios, o complejos edificatorios, que constituyen auténticas partes de ciudad y cuya función es difícilmente ya la originaria.

 

La personas relacionan lugares con acontecimientos suyos propios, con cierto sentimiento. Hay personas que detestan un lugar porque va unido a momentos nefastos de su vida, otros reconocen en un lugar un carácter fausto. Por tanto, también éstas experiencias y su suma constituyen la ciudad.

 

Lo cierto es que la ciudad es mucho más que edificaciones, la ciudad la construyen sus habitantes, costumbres, psicología. Todo ésto a su vez se ve influenciado en función de la disposición de los elementos en la ciudad y la atmósfera que éstos crean.

 

   

    CIUDAD ARTIFICIAL

    Cuando hemos visto que en la creación de una ciudad intervienen no solo las edificaciones y monumentos, sino, que el habitante juega un papel crucial en su forma, podemos hablar entonces de que las ciudades son un puro artificio del hombre, una simple necesidad absoluta de asentamiento de la civilización y estabilidad de la cultura y la historia de un lugar.

La ciudad por tanto adquiere una huella imborrable del paso del tiempo, adquiere conciencia y memoria de sí misma.

En la construcción de una ciudad, en sus inicios, juega un papel realmente importante la impronta del lugar, ya que ésta definirá el motivo de su formación ya sea por un asentamiento cerca del mar de una ciudad costera o bien al lado de la montaña por su carácter minero. Sin embargo al paso del tiempo estos motivos originales se van concretando y van modificando el desarrollo de un lugar hasta como lo conocemos hoy en día, y esa ciudad pesquera se adentra en otras áreas impropios de su origen.

 

   

    EL PAPEL DEL ARQUITECTO EN LA CIUDAD

    El arquitecto juega un papel muy importante en la sociedad; no solo es aquel que construye edificaciones. Sus proyectos crean un ambiente, una atmósfera que caracteriza a cada lugar, y que afecta a cada persona.

Un método para que una ciudad funcione, es la elaboración de un buen plan urbanístico. Inevitablemente, este plan requiere de la firma de un arquitecto, pero debe ir acompañado de otros profesionales que gozan de gran importancia; como pueden ser sociólogos, psicólogos, paisajistas...

 

Esto último no ha beneficiado a la figura del arquitecto, ya que debido a ésta exclusividad, muchas empresas dedicadas al urbanismo han creado ciudades uniendo "cuadraditos"; carentes de sensibilidad alguna, y perjudicando de forma irresponsable el día a día de sus habitantes. 
 
Aunque a lo largo de los años, muchas ciudades se han caracterizado por sus construcciones, en los últimos años, este efecto llamado "Guggengeim" se ha apoderado de los visitantes de las distintas ciudades. Cuando pensamos en París, todo el mundo piensa en la torre Eiffel, y nadie lo hace acerca de calles mágicas, y su ambiente tan característico.
 
Esto último es fruto de los actos de distintas figuras, entre ellas, el presidente que gasta grandes sumas de dinero para contratar los servicios de algún arquitecto famoso y así, darle un rostro a su ciudad a la vez que capta votos.
 
Esta situación se repite cada día, dañando a la propia ciudad, ya que se desprecian otros aspectos de la misma, en ocasiones mucho más interesantes que la propia edificación. 
 
La imagen actual del arquitecto en la sociedad está muy sucia y borrosa, muchos escándalos sociales protagonizado por algunos arquitectos ponen rostro a nuestro gremio, y manchan su imagen.
 
Por otro lado, si la imagen del arquitecto esta nublada, las nuevas tipologías arquitectónicas lo están aún mas. La población no distingue lo que parece ser la buena arquitectura de la mediocre, solo ven un gran edificio de diez plantas y dicen: ¡vaya maravilla!
La tarea de educar los ojos de la población corre a cargo nuestro, y es por ello que debemos estar unidos.
 
Debemos potenciar y fomentar nuevas tipologías arquitectónicas de calidad y entendibles para la población. Para ello hay que apostar por proyectos claros y ubicados en lugares de prestigio, sin que ello signifique la creación de un centro comercial o estadio de fútbol...
 
Transformar un espacio urbano puede servir para hacer que los habitantes reflexionen y se percaten de la importancia de la urbe y sus elementos. Pero para que ese momento llegue, debe haber menos arquitectos ambiciosos y ansiosos de poner su nombre en la fachada de cualquier edificio, aún siendo conscientes de su incompetencia para afrontarlo. Responsabilidad.
 
 

 

Bibliografía “La ciudad y el arquitecto” L. Benevolo

Referencia a fotografía: portada del libro “La ciudad y el arquitecto” .

 

María Jesús Olivares

Rafael Nieto Jiménez

Ignacio Simón Martínez


Comentarios

Aún no hay comentarios para esta entrada. ¡Sé el primero!


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.