Imagen para la entrada Brasilia, ciudad utópica.

Brasilia, ciudad utópica.

Creada el 1 de octubre de 2017 a las 13:16 por Valeriamtz1196

Proyecto: Urban Games 2017
Tema: Diálogos
Coordinadores: abarca dacama

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

Un poco más de lo mucho que ya sabemos de Brasilia, la ciudad artificial.

 

BRASILIA, CIUDAD UTÓPICA.

 

Brasilia es la materialización de una idea. Incluso más que una idea, Brasilia es la manifestación de una Utopía. La Utopía de la construcción del futuro a través del presente.

Brasilia, la actual capital de Brasil, fue la materialización del sueño del presidente Juscelino Kubitschek, que quería trasladar la ciudad capital al interior del país. Los encargados de ello fueron el urbanista y arquitecto Lucio Costa y el arquitecto Óscar Niemeyer. El proyecto comenzó en 1956 y  en 1960 se convirtió en capital oficial de Brasil. El diseño de esta gran ciudad se gestó para una ciudad utópica, en la que se querían eliminar las clases sociales, ya que ésta era la tendencia del presidente Kubitschek.Resultado de imagen para ciudad de brasilia.

 Resultado de imagen para ciudad de brasilia

 

Brasilia estaba pensada como una ciudad para el automóvil, y la idea original planteaba que hubiese barrios para vivir y otros sectores para trabajar. Era una idea que planificaba totalmente la ciudad desde el papel y se oponía al sistema no planificado de las grandes ciudades del mundo, donde las funciones de los barrios se mezclan. La ciudad sería una gran infraestructura donde los medios de transporte serían no fundamentales, sino obligatorios para la vida de cualquier ciudadano que tuviese que trasladarse desde las zonas residenciales a las áreas de trabajo y viceversa.  

En el año de su nacimiento, apenas 140.000 personas habían decidido llevar sus vidas a Brasilia. Hoy ya son más de 2.600.000 los habitantes de la capital, una décima parte de los cuales trabaja para el Gobierno o el Distrito Federal.

Sin embargo, la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987 queda lejos del idílico proyecto original que pretendía convertirla en un lugar sin división entre clases. Así lo demuestran informes oficiales donde salen a la luz las notables diferencias que separan, por ejemplo, el barrio elitista de Lago Sul -con una renta familiar equivalente a 20 salarios mínimos- y regiones pobres como Itapoã.

Desequilibrios que seguramente no estaban en el 'Plan Piloto' del urbanista Costa, como tampoco debía de figurar en las previsiones del presidente Kubitschek la plaga de corrupción que llegó a expandirse por los bajos fondos del Distrito Federal hasta llevarse por delante al gobernador - encarcelado durante dos meses- y a algunos de sus colaboradores.

 El ejemplo de Brasilia y como nació pensando en algo tan diferente al presente de su contexto es un claro ejemplo de que no se puede empezar de cero cuando ya hay un porciento construido.

Resultado de imagen para estructura de la ciudad de brasilia

El hecho de querer dividir todo por secciones o querer clasificar los espacios por su uso o tipología no fue lo mejor ya que ahora es un gran problema en la ciudad, segmentándola.

Considero que para tener una buena calidad de vida, el lugar donde nos desarrollemos o hagamos nuestras actividades debe estar lo más completo posible.

No se puede ver las ciudades por parte, si no como un todo. Tampoco podemos ser tan críticos y decir que nada en Brasilia funciona, recordemos que fue una ciudad construida de la nata, es una ciudad superficial y que como todo lo nuevo, siempre habrá algo que no marche bien.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA DE APOYO

“Óscar Niemeyer: One Hundred Years”, AV Monografías, 125. (2007)
“Lucio Costa: Brasilia’s Superquadra”, Farès El-Dahdah, Harvard Design School, PRESTEL. (2005)

 


Comentarios

Aún no hay comentarios para esta entrada. ¡Sé el primero!


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.