Imagen para la entrada 02. El arte de planificar el sitio. Kevin Lynch

02. El arte de planificar el sitio. Kevin Lynch

Creada el 5 de diciembre de 2017 a las 10:01 por alejandromm

Proyecto: Urban Games 2017
Tema: Diálogos
Coordinadores: abarca dacama

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

Comentario sobre un fragmento del libro con el mismo nombre de Kevin Lynch. El arte de planificar el sitio.

Se podría decir que de todos los manuales con aspiraciones a ser útiles en su totalidad, éste es uno de los más acertados.
Es cierto que la profesión del diseñador, llámese; arquitecto, urbanista, ingeniero; no es una labor fácil. Cuando uno de estos personajes entra en acción lo hace bajo una fuerte responsabilidad y acarreando unas grandes consecuencias en lo que realiza, además de que ha de tener una visión de futuro inolvidable.
Actualmente se podría decir que <<responsabilidad>> y <<consecuencia>> se han convertido en un mito, en algo inexistente, dando lugar a la deshumanización de la arquitectura. ¡NO! (pero también). ¡Sí!, de la ciudad, donde habitamos, que es igual de grave. En cuanto a la visión de futuro nos adentramos en un tema complejo debido al rápido y cambiante desarrollo de las formas de vivir, siendo otro de los motivos por lo que los ensayos del Movimiento Moderno respecto al urbanismo no funcionan. La sociedad actual cambia a un ritmo frenético y los postulados del siglo pasado aún se tienen demasiado endiosados.

En definitiva, es con una definición que hace Kevin Lynch con la que me quedo: <<El proceso es conocer a las personas para las que se va a crear el sitio, de cuál va a ser su papel en él>>. La vinculación del hombre a la tierra es algo incuestionable y que nunca hay que olvidar. Cosa que parece estar pasando.

Atrás quedaban esos pensamientos idílicos basados en el diseño sensible de las civilizaciones clásicas.


Comentarios

Aún no hay comentarios para esta entrada. ¡Sé el primero!


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.