Imagen para la entrada 10. Los nuevos principios del urbanismo. François Ascher

10. Los nuevos principios del urbanismo. François Ascher

Creada el 5 de febrero de 2018 a las 11:33 por alejandromm

Proyecto: Urban Games 2017
Tema: Diálogos
Coordinadores: abarca dacama

Valoración general

0/5 (0 votaciones)

Valoración de coordinadores

0/5 (0 votaciones)

Descripción

Extracto de una página del libro <<Los nuevos principios del urbanismo>> de François Ascher.

Así define la RAE la palabra Urbano e Urbanismo: 1. Conjunto de conocimientos relacionados con la planificación y desarrollo de las ciudades. 2. Organización u ordenación de los edificios y espacios de una ciudad. 3. Concentración y distribución de la población en ciudades. Si usamos el prefijo <<Neo->> que significa <<Nuevo>> obtenemos lo que François Ascher nos expone en su libro <<Los nuevos principios del Urbanismo>>, el Neourbanismo.

Al inicio de la lectura del texto 10, se hace alusión a que este nuevo urbanismo está iniciando su camino, al menos en el Mundo Occidental. Lo intrigante es intentar acotar este <<Mundo Occidental>>. Ya bien entrada la globalización, y en el 2004, fecha en la que se publica el libro, ya estábamos más que metidos, no creo que se pueda diferenciar entre un <<Mundo Occidental>> y un <<Mundo Oriental>> (a no ser que nos refiramos a Mundo Oriental como el mundo subdesarrollado donde ponemos nuestras fábricas). Desde que Europa se repartió la tarta y los países que mantenían su aislamiento a finales del diecinueve se acabaron abriendo debido a la presión de las grandes potencias, cualquier símbolo de identidad tenía los días contados. Así ocurriría en Japón, donde sabían más de arquitectura tradicional los arquitectos de vanguardia europeos que los propios japoneses, que habían olvidado sus personalidad para unirse a la decadente arquitectura moderna europea que lo que buscaba y consiguió era rejuvenecer. La India, recién independizada, buscaría urbanismo y arquitectura occidental para lanzar el grito al mundo de que ya no era una esclava más de la potencia británica (o eso pensaba). Por lo tanto, si metemos la globalización no podemos hacer diferenciaciones de mundos y ya casi ni de sociedades, ya que la occidental impone su mandato allá donde va (occidentalización). La historia la cuentan los occidentales para los occidentales. Bien es cierto que no puedo tachar totalmente de falta de identidad a los países orientales con costumbres distintas a las nuestras porque sería una mentira y es más que evidente que si vamos a las partes, sobre todo rurales o menos urbanizadas, encontramos esa personalidad propia de la tierra donde habitan, distinta a la nuestra.

Es entonces donde, para mí, radica la cuestión de este nuevo urbanismo. ¿Tenemos que globalizar también esa idea de Neourbanismo y que todas las ciudades acaben siendo copias unas de otras (cosa que a mi parecer ya ocurre) o deberíamos dejar que el urbanismo, como ha ocurrido durante la maduración del ser humano y sus sociedades se desarrolle siguiendo su curso natural? Quizá sea tarde para ello, quizás el urbanismo no sea lo único que tenga que cambiar, y tengan que trabajar y cooperar las grandes empresas, ya que son éstas las que controlan a los ciudadanos.

Pd. Como resumen sobre el Neourbanismo, considero que tiene un enfoque atractivo y cierto sentido soñador. Habrá que ver si el exceso de tecnología virtual no acaba por imponerse en este urbanismo y si se cumple realmente esa desvinculación con los intereses político-culturales que se mencionan. Además de adaptarse a las diferentes formas de movimiento que hay en las ciudades y que se van desarrollando, y a las nuevas costumbres de los ciudadanos, que parecen vivir en un mundo cada vez más virtual. ¿Acaso este Neourbanismo no acabará también siendo una virtuosidad virtual? No podemos olvidar que servimos a las personas, otro temas es que las personas se olviden de serlo…


Comentarios

Aún no hay comentarios para esta entrada. ¡Sé el primero!


Accede o regístrate para comentar y puntuar la entrada.